Los mareos constantes y la ansiedad.

descarga (1)El vértigo y/o los mareos es uno de los síntomas de la ansiedad más difíciles de evitar. Generalmente, tenemos que convivir con ellos hasta que hayamos completado el proceso y hayamos aprendido a manejar la ansiedad, ya que, al contrario de lo ocurre con otros síntomas, no existen muchos remedios eficaces contra los mareos por ansiedad.
Los mareos por ansiedad pueden ser el detonante de un ataque de pánico.
p_nico_estar_en_las_multitudes-2z867gkjdntuvqz14mhfr4
No hay que olvidar que cuando se sufren crisis de pánico, éstas pueden desembocar en una AGORAFOBIA, es decir, miedo intenso y bloqueante en aquellos contextos en los que la salida no está garantizada. Da igual que sea en un ascensor o en medio del campo lejos de cualquier lugar conocido.
 
Si ha sufrido ataques de pánico recurrentes o ha tenido un ataque de pánico y siente miedo a que se repita, si su comportamiento ha cambiado como consecuencia de haber sufrido ataques de pánico (no conduce, o no sale de su casa), puede que tenga un TRASTORNO DE PÁNICO.
 
Podemos tener niveles de ansiedad elevados pero no ser conscientes de ellos. La activación por la ansiedad elevada puede ser constante, y aun así podemos creer que en realidad estamos muy calmados. En estos casos podríamos decir que tenemos una calma ansiosa. Como en el caso de los ruidos, nuestra ansiedad diaria es como el ruido de fondo al cual nos acostumbramos. Este ruido, cuando lo trasladamos a la ansiedad se produce como consecuencia de factores externos e internos.
Signos de CALMA ANSIOSA:
 
Los síntomas cognitivos:
  • Problemas de memoria.
  • Incapacidad para concentrarse.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Tendencia a pensar en lo negativo.
  • Preocupación constante.
  • Nos decimos a menudo: “calma no pasa nada“.
 
Síntomas emocionales:
  • Enfados frecuentes, irritabilidad y tendencia al mal humor.
  • Vivencia de nerviosismo constante, dificultad para relajarse.
  • Vivencia constante de impaciencia a la hora de hacer las cosas.
  • Sensación de estar superado.
  • Sensación de soledad y tristeza.
images10
Síntomas Físicos:
  • Sensación de estar con achaques frecuentemente.
  • Molestias musculares especialmente en la espalda (es más frecuente en hombres que en mujeres).
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Náuseas o vómitos con cierrta frecuencia.
  • Mareos o inestabilidad.
  • Dolor en el pecho, dificultad para coger aire.
  • Palpitaciones o taquicardias.
  • Pérdida del deseo sexual.
  • Resfriados frecuentes.

 

 
Síntomas Conductuales:
  • Pérdida de apetito, o lo contrario: descontrol con la comida (en cuanto a la cantidad).
  • Insomnio, o lo contrario: hipersomnia.
  • Tendencia a alejarse de situaciones sociales.
  • Procrastinar o posponer compromisos y temas cotidianos.
  • Abuso de alcohol, tabaco u otro tipo de sustancias adictivas con el fin de relajarse.
  • Aumento de hábitos nerviosos, o tics como morderse las uñas, parpadeos, tricotilomanía…
 
670px-Help-Someone-Having-a-Panic-Attack-Step-1
Un ATAQUE DE PÁNICO es un período corto de ansiedad intensa o miedo (por lo general no dura más de 10 minutos) durante el cual una persona experimenta varios de los siguientes síntomas:
 
  • Palpitaciones.
  • Sudoración.
  • Temblores.
  • Falta de aire, sensación de ahogo.
  • Dolor de pecho.
  • Náuseas o vómitos.
  • Mareos o desmayos.
  • Escalofríos o sofocos.
  • Etumecimiento u hormigueo.
  • Dificultad para tragar.
  • Despersonalización (estar separado de uno mismo).
  • Miedo a perder el control o volverse loco.
  • Miedo a morir.

how-to-get-through-a-panic-attack

Fuente:

Please know you are worthy of love.

Porque a veces necesitamos que nos lo digan, que nos lo recuerden…

“Dear Person With Mental Illness,

You are not a monster. You are a valuable, unique, wonderful human being who deserves everything grand that this life has to offer. Come out of the shadows and stand proudly in who you are.

You are not damaged. You are whole, regardless of having a mental illness. I like you the way you are. I wouldn’t change you. I see you differently than you see yourself. I am not afraid of you or your illness… I am amazed by you. I am amazed by your courage, willpower, gifts and talents. I accept you, and your worlds of light and darkness.

Some people just have a “neighborhood” in their mind and they never get lost. You have endless terrain to explore, but sometimes you take a wrong turn and can’t find your way home. I love your vast landscape and remember… we can make you maps. You can figure out how to stay safe and still sail on majestic seas of emotion.

You are not “crazy.” You are not violent. You are not the lame stereotypes.

Please stop blaming yourself. On top the pain and exhaustion your illness causes, you blame, shame and hurt yourself more. Treat yourself as you would a friend with diabetes. Would you tell a dear friend that they are weak for taking insulin? To just snap out of it? No, you would give them so much compassion and kindness. Please be gentle to your aching heart.

I’m so sorry you’ve had to deal with the stigma of mental illness. I’m so sorry that after you’ve uttered the words, “mental illness” something in the person who’s listenings eyes or demeanor has changed. That’s their problem, not yours.

Focus on your allies. Unsupportive people can stay on the shore while you sail into a cheesy postcard sunset. Don’t take along any of their hurtful words because they slow your ship down. Let them fly off the back. Only kindness is allowed on board. Cue Taylor Swift, “The haters gonna hate, hate, hate, hate, hate… but you’re just gonna shake it off.”  It’s ok to wave goodbye and not look back. Destination: Peace.

People tell you that they were depressed once and cured themselves with yoga and green juices. Their cousin Jenny cured her anxiety by eliminating gluten, but she has amazing willpower. They say, “If you just thought more positively..

Yes, maybe they had the blues that was lifted by berry smoothies and reading The Secret, but that is not what you have. You have a chronic illness that needs treatment. Do not feel one ounce of embarrassment or shame for taking medicine. Medications can have side effects and risks but so can mental illnesses.

Getting and staying with treatment is brave. The ignorant people born with normal brain chemistry may say, “The big pharmaceutical companies are evil and putting everyone on mind numbing drugs!” Well, guess what? They saved your life. You don’t feel numb. You feel like you can get out of bed in the morning and make eggs.

Mental illnesses have nothing to do with “not being strong enough.” They have nothing to do with your character. They have everything to do with being illnesses. 

The world needs you and your story. You have been to hell and back and you are here to say, “It gets better.” When a person is struggling, many people look away. They change the subject or suddenly need a drink refill. You reach your hand out into the darkness to find theirs. You share your lantern. You’re not afraid of darkness, because you know it… You had coffee with darkness yesterday. He brought donuts. He doesn’t scare you like before. You know how to work with him.

Please know that your illness has another side to it; the awesome side. (High-five, illness!) You are creative, artistic, and a dreamer. That same imagination that exhausts you with sad images and fearful scenarios can also dream up amazing art, music, business ventures etc. You’ve held so much pain that is now energy that you can use… What are you going to do with it? Create or destruct? Choose create.

You are here for a reason.

Please remember you are not your illness. How could a label ever come close to all that you are? You’re a huge, amazing spirit. Your illness is an ant and your spirit is a dinosaur. You’re totally a T-Rex! RAWR!

Just because you are different, doesn’t mean you are broken. Different people change the world, because they can see beyond what is.

Please stop picturing bad things happening. You’re not going to suddenly go crazy. Your friend doesn’t hate you because she hasn’t texted back. When you picture something going wrong, remember it could also go right. College could be better than high school. You could meet a wonderful partner. The next medicine could work. You could live a full, happy life. 

Yes, challenges will come but you can face them with all that you are when they arehere. Focus on what is in front of you. Life is too short to be absent from it. 

We all make mistakes, whether we have a mental illness or not. We all act out of pain or confusion and do stupid, hurtful things. We are all human. It’s time to forgive yourself for everything. Guilt and shame slow your ship down too and you are ready to live free from them. You’re gaining more and more speed…

You are ready for life to take you to the most beautiful places.

Please know that the media has no idea who you are. Fear is better for ratings than brilliance. You are not a person in the news in some scary, horrible story. You don’t even like killing bugs. Remember Lincoln, Plath, Mozart? You’re in good company. 

Please know you are worthy of love. Would you tell a friend with an illness that they weren’t worthy of a wonderful relationship? Would you date someone amazing who has an illness? You would and the right person will with you. You can have a mental illness and have a healthy, successful relationship. The right person will fall*madly* for you. Someone worthy (yes, they need to be worthy of you) will be crazy for you– Cue Crazy In Love by Beyoncé. See, now they are the crazy one!

Please remember to laugh and be ridiculous. Remember what you are grateful for. Remember the small joys and the big joys. Think back on a time when a friend or family member made you laugh till you peed a little. (You’ve always had a weak bladder so that’s easy) Watch a funny, stupid movie. Take a bubble bath that smells like marshmallows. Take a mental health day and don’t feel once once of guilt.

Please know you are not alone. I have mental illness, too. I am you.

Love, Rachel.”

 

enhanced-6959-1437499388-1enhanced-15543-1437499672-5

Fuente: http://www.huffingtonpost.com/rachel-griffin/an-open-letter-to-a-person-with-mental-illness_b_8266846.html

Cortar por lo sano, cuando tú eres la patología.

AVISO: Entrada subjetiva y emocional, destinada al desahogo personal. Leer bajo propio riesgo.

12717162_739579092810971_4263936760172473806_n

Por desgracia, hay personas a las que les viene grande compartir vida con alguien que tiene problemas… Quizá personas cuya vida es “fácil” (o que tienen una forma de tomársela más distendida y nada les afecta) y les cuesta lidiar con una dificultad en uno de los ámbitos de su existencia. Todo debe ser fácil, todo debe ser asequible, nada debe perturbarles… y ahí estás tú, con tus estúpidos problemas mentales, ansiedades, miedos y pesadillas, esperando que te quieran y sean comprensivos por propia voluntad. Al menos, más que esperándolo, dando por hecho que si están a tu lado y aparentemente lo hacen por que así lo quieren, debe de ser porque están dispuestos a sostener tu mano cuando el temporal sacude, al igual que tú lo estarías por ellos.

Lo peor, precisamente debido a que no se han enfrentado a una situación parecida anteriormente (probablemente), no saben reconocerlo en su justo momento, antes de embarcarse en dicha travesía. Ni siquiera al inicio del camino cuando aún podrían bajarse en buen puerto.

Así pues, se meten en camisa de once varas y, aunque estén hasta los cojones de ti, aguantan por costumbre. Hasta que un día (a todas luces, el peor momento de todos) deciden darte la patada para poder reemprender su vida, justo antes de que tú aparecieras en ella. Obviamente, eso hacen. No pasa ni una semana y parece que nunca hubieses sido una protagonista indiscutible de su día a día. Te preguntas…

¿Todo el mundo me abandonará? ¿Todo el mundo se hartará de mí? …¿Tanto asco daba estar conmigo que ahora que ya no estoy es un camino de rosas? Tan débil ha sido mi huella en su corazón que tan pronto como se deshace de mí, ya está volviendo a las andadas (encuentros sexuales, fiestas, etc.)… como si yo nunca hubiese existido.

tumblr_nh1400FXeZ1r8b40zo1_500

Y claro, te dañan gravemente porque era alguien en quien confiabas, a quien habías entregado tu corazón y tu cuerpo (algo muy difícil para mi de hacer), y en quien te apoyabas. El único pilar de tu vida que aún se sostenía… y te lo echan por tierra de la forma más devastadora para ti posible. Al principio ni siquiera entiendes qué está pasando (bueno, hablo por mí, puesto que fue mi primera relación y no entendía el término de “cortar”… aunque cueste de creer, y aunque lo haya visto muchas veces a mi alrededor).

Luego pretende ser tu amigo, pero de nuevo… le viene grande. Y una se da cuenta de la peor manera, y vuelves a ser dañada.

Finalmente, te percatas de que se han desecho de ti, y que nada de lo que hagas, digas o sientas importa. Tú ya no importas. Te han impuesto un cambio radical en tu vida, otro más, y aquí estás… luchando para sobrevivir, sobreponerte y seguir caminando. Pero a esa persona ya no le importa, ya no va a saber nada de ti. Sólo eras una carga para él, y ahora es feliz. ¿Qué más da cómo estés tú?

Sin título.png

Estoy harta de que me hagan daño. Estoy harta de todo.

~Eve

Situación terminal

[Aviso: entrada subjetiva y relativa a mi estado emocional.]

Es probable que muchos hayáis pasado por esa situación en la que, de repente, un día os dicen que un ser querido tiene una enfermedad terminal. Una de esas dolencias para las que no hay cura ni una esperanza de vida prolongada. No hay nada que hacer, no va a ocurrir ningún milagro, y por supuesto mucho menos por vuestra mano. Lo único que os queda es tratar de aprovechar al máximo ese tiempo que todavía falta para el último adiós, acumular la mayor cantidad de buenos recuerdos para que así, al menos, haya un final feliz. Para que la persona afectada parta con una sonrisa y los que queden, puedan dibujarla en su rostro cada vez que la recuerden.

Como-comprender-y-acompañar-a-los-pacientes-en-fase-terminal

Quizá sea extraño, inexacto e incluso injusto realizar la comparación, pero lo que siento lo percibo de un modo similar (desde mi perspectiva).

En mi caso no he recibido ninguna noticia chocante semejante. Nadie querido en mi entorno va a faltar en un tiempo próximo por enfermedad. No va a ocurrir nada de lo que he narrado al inicio de la entrada, y aún así siento que las emociones que experimento no distan de esa situación:

Tras una noticia repentina, me he percatado de que un estado o situación, por llamarlo de algún modo, que apreciaba mucho y que constituía uno de los pilares de mi vida está resquebrajándose. Al principio pensaba que siempre estaría ahí, pero después de esa noticia he abierto los ojos, y me he dado cuenta de que nada es seguro, y todo puede cambiar de la noche a la mañana. Esa situación, aunque era aparentemente buena hasta ahora, acaba de dar su “anuncio de ser terminal”. Podría haber desaparecido ipso facto, pero ha seguido ahí, con la idealización de que realmente seguirá estando siempre nuevamente; tal y como era antes de la noticia fulminante. Pero sólo es una ilusión. Al menos, siento que sólo es una ilusión, que ahora efectivamente ha sido el anuncio de un estado terminal, de un desgaste progresivo que ocurrirá prácticamente sin darnos cuenta, hasta que llegue el momento en que deje de sostenerse y el pilar se rompa.

Las-mujeres-solteras-viudas-o-separadas-viven-menos

Quizá sólo esté divagando, o pensando demasiado; o quizá realmente me encuentre en el inicio de esa etapa terminal de una situación que pensaba que nunca terminaría, y no sé cómo afrontarlo. Supongo que lo correcto, lo lógico, al igual que en la situación del ser querido enfermo, es aprovechar cada momento y atesorarlo, para promover un final feliz a pesar de todo. Es lo que intentaré hacer. Pero cuando sabes que vas a perder aquello que contribuye en gran medida a tu felicidad, y no por fallecimiento o lejanía sino por decisiones personales del individuo, es difícil actuar con naturalidad, sin mostrar el miedo y la inseguridad que ello provoca. E incluso, a veces, incomprensión y frustración, o impotencia. Aún así, debo ser fuerte, debo ser mejor que yo misma.

crying-depression-life-love-Favim.com-740172

Siento que he entrado en una etapa de despedida y finalmente separación, del derrumbe de una circunstancia actual, el fin de un trayecto… y a mí nunca se me han dado bien las despedidas. Tampoco dejar atrás aquello que aprecio con resignación, sin más. (Lo digo de verdad: prefiero ver siete veces todas las temporadas de Cosas de marcianos a empezar una serie nueva.)

partida2

No se me da bien. No sé hacer algo así. Nunca lo he hecho, y no tengo ni la más remota idea de qué haré cuando este periodo terminal llegue a su fin. ¿Por qué todo debe tener un final? ¿Por qué no puede ser todo tan sencillo como “querer es poder”? ¿Por qué no puedo volver a ser joven e ingenua…?

Sólo espero, al menos, poder tener un final feliz. Aunque no sea el que deseaba.

Do you think of me from time to time or is it all faded,
that meaning itself is unnatural.

Every day after I sent you away in the time I spent alone,
I become obsessed now it’s pitiful.

If I was a burden, if I was like luggage,
you should have left earlier, I’m sorry.

It was hard because of me, right? Were you really uncomfortable?
I was like a fool and couldn’t even take a hint.

OH NO, I DIDN’T CRY CRY CRY
Even if I hate someone, nothing changes since it’s the end.

The sadness over you, BYE BYE BYE.
Since you need to be without me to be happy…
OOH OOH.

Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY,
I’ll watch over you from afar.
Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY
after putting all memories behind.

Live happily once forgetting me, I hope you’re H A P P Y.
Live happily once forgetting me, I wish you’re H A P P Y.

I thought we had it together but well….

I tried in everyway.
I stayed up whenever waiting for you.
You said you were unhappy with a love from a girl like me- WAIT.
I understood it well POW, I hurt so much OUCH.
Thought you was happy, but you turned me out trying to be cool,
I held in my tears which are my true feelings.

If you missed it a little, if you had any regrets,
I bet you couldn’t be so cold to me.

Did you love me at all or was it all lies,
I couldn’t even take a hint.

OH NO, I DIDN’T CRY CRY CRY,
Even if I hate someone, nothing changes since it’s the end.

The sadness over you, BYE BYE BYE.
Since you need to be without me to be happy…
OOH OOH.

Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY,
I’ll watch over you from afar.
Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY
after putting all memories behind.

Live happily once forgetting me, I hope you’re H A P P Y.
Live happily once forgetting me, I wish you’re H A P P Y.

You need to be happy at least for a HAPPY ENDING.
-I’m not being funny I want you to know this is the truth-.

You need to be happy at least for a HAPPY ENDING.
-I’m not being funny I want you to know this is the truth-.

Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY,
I’ll watch over you from afar.
Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY
after putting all memories behind.

Live happily once forgetting me, I hope you’re H A P P Y.
Live happily once forgetting me, I wish you’re H A P P Y.

Depresión, ansiedad y sucedáneos, los grandes incomprendidos en la sociedad.

¿Tienes un amigo con depresión o conoces a alguien que tiene un amigo con dicha enfermedad mental? Pues compadezco al enfermo… tiene una gran lucha por delante, y parte de ella es la incomprensión social.

Depression, sadness and pain related crosswordQuizá te preguntes por qué. Te lo explicaré con un ejemplo ficticio:

Digamos que sufres una crisis de ansiedad por la depresión a las 3 a.m. y acudes a la persona en quien más confianza depositas para buscar ayuda y consuelo, ya que en urgencias no te hacen mucho caso (¡olé!) y en casa vives solx. Esa persona, a pesar de entender perfectamente la situación y lo que estás pasando (en teoría) decide no acudir en tu ayuda porque “no necesitas ayuda”, dijo el Dr House. ¿Motivo real? Porque son las 3 a.m. ¡¿Quién diablos pide a nadie que se cambie el pijama y conduzca 15 minutos a las 3 a.m.?! Desconsoladx, buscas amparo en los ansiolíticos. Tres en total, porque no había forma de cortar el llanto y la hiperventilación. Finalmente caes rendidx en la cama, para tu suerte.

tumblr_n83qffqPKD1tbm4w8o1_500Al día siguiente no eres persona, y prácticamente echas el día a la basura. Al otro tienes un compromiso social, al que irónicamente te apetecía un montón asistir días antes pero que en las actuales circunstancias ya no te ves con fuerzas. No pasa nada. Como cuando debes asistir al trabajo con fiebre aunque te duela porque no tienes más remedio, lo afrontas con resignación e incluso logras pasar algunos buenos ratos. Pero conforme pasa el tiempo, para tu desgracia, acabas agotándote mentalmente y necesitando con urgencia volver a casa. Ya ni siquiera puedes pensar, como si poco a poco te ensimsmaras tremendamente, y es un impedimento físico. Difícil de explicar. Es… eso, estás agotadx mentalmente. No puedes dar más. Así que aguantas lo poco que queda y te retiras rauda a tu cueva, a tomar más ansiolíticos y alguna infusión, e intentar con suerte no pensar en nada.

crying-depression-life-love-Favim.com-740172Al día siguiente, consultando personas ajenas sobre esa situación en el círculo social de aquel sujeto anterior, a todo el mundo le parece tremendamente lógica su decisión y tremendamente exagerada la petición de ayuda por tu parte por una crisis de esa índole. Claro… ¿a las 3 a.m.? ¡A quién se le ocurre!

Posteriormente surgen otro tipo de opiniones, tales como “qué egoísta recriminarle por no haber estado ahí cuando se le necesitaba, no puedes culpar a dicho sujeto por tu problema personal ni darle una responsabilidad que no debería cargar”. Y por supuesto, se le suma el famoso “no puedes exigir que estén pendientes de ti“.

ed9306bd44af2fdf22da2c99d8605be57e976ceb0afd9db2f0052e644534ae59Llegados a este punto, a la persona con depresión, ansiedad, etc. que acaba de sufrir una crisis ya se le han ninguneado sus emociones y sentimientos, se la ha tachado de exagerada, y además de egoísta por pretender pedir ayuda. Así pues… ¿qué debería hacer una persona en dicha situación según la sociedad? Pastillas. Pero, por supuesto, las pastillas son drogas y están “mal”. Tampoco es el camino. ¿Entonces…? ¿Terapia? Puede, pero sin apoyo y sin pastillas lo más probable es que no sirva de mucho.

¡Vaya! Creo que nos hemos quedado finalmente sin opciones.

Depression-Anxiety-Discover-Three-Powerful-Drug-Free-Ways-that-Help-Thousands-NaturallyAsí pues, vamos a aclarar algunos conceptos que parecen ser desconocidos por el humano medio, y que además tampoco se preocupa por conocer ni siquiera aunque vaya a dar su opinión al respecto.

Punto 1. Acudir a las 3 a.m. para dar apoyo moral en una crisis no es PARA NADA “culpar a esa persona por tu problema personal” ni “darle una responsabilidad que no debería cargar”. El individuo con una enfermedad mental lucha por sí mismo cada día, sólx, para superar su enfermedad. Nadie lo nota, es un esfuerzo invisible porque el resto de personas lo hacen de forma cotidiana sin esfuerzo alguno, así que no es ciertamente un evento notable para ellxs, pero para ese individuo es toda una lucha… y la mantiene y gana cada día. Sin ayuda de nadie. Sabe que es SU lucha.

struggling-with-stress_364x200_98059549Punto 2. Pero a veces, muy de vez en cuando, y quizá en algunas épocas más a menudo de lo deseado, se le hace un mundo hacerlo solx. ¿Significa que sea débil? Para nada, todos tenemos derecho a necesitar ayuda de vez en cuando si las circunstancias nos superan, y eso no significa nada. Ni tampoco nos convierte en seres egoístas por pedirla, o por sentirnos mal al no recibirla… sólo nos convierte en lo que somos: humanos. Seres humanos emocionales, con necesidades afectivas.

A teenage girl comforting her friendPunto 3. Cuando alguien tiene una gastroenteritis fuerte y está vomitando cada cinco minutos, con fiebre, que no puede casi ni andar y pide ayuda… ¿está culpando a alguien de su problema o dándole responsabilidades que no debería cargar? Seguro que nadie opina así. Pues pensemos en la depresión (y sucedáneos) como tal, ya que siguen siendo una enfermedad, la diferencia es que afectan sobre todo a la psicología (aunque de rebote lo hagan físicamente también, en realidad).

Punto 4. Cuando se pide ayuda a alguien sólo se está pidiendo eso… ayuda. Si nadie puede ayudar al enfermo de la gastroenteritis fuerte a ir hasta urgencias (porque no puede ir solx andando en esas condiciones) para que le pinchen o ingresen, podría sufrir una severa deshidratación. Pues extrapolándolo al otro caso, si nadie puede acudir en ayuda del individuo en plena crisis podría tener del mismo modo alguna consecuencia indeseable: en esos casos se deja de tener control racional sobre uno mismo, incluso hay individuos que llegan a tener pensamientos suicidas. ¡OJO! En ambos casos, de no recibir ayuda, ya se apañaría el individuo afectado solitx para lograr recuperarse como sea, no problem, claro que le costará cinco veces más hacerlo solx que con ayuda. Ahí radica la GRAN diferencia. Por eso es importante no estar solx en momentos de crisis, por el bien del afectado. ¿Esto implica que se haga responsable de la enfermedad del afectado al individuo que acuda en su ayuda? En absoluto. Sigue siendo una enfermedad que padece el afectado… pero no hay que obsesionarse con culpar o dejar de culpar, que no es el caso, hay que hacer lo mejor para el individuo en medida de lo posible. Se supone que unx se preocupa, lx quiere, etc.

dCiOMfTXPunto 5. Por otro lado, ayudar durante el día a día (no en crisis) no se trata sólo de ofrecer compañía. Hay muchos modos de lograrlo, según las exigencias de la persona y el momento:

ansiedad-por-comer

  • dándole una grata sorpresa ocasionalmente (pequeña, llevable: quizá algo de comer o algún detalle que suela disfrutar mucho, o dejarle un cálido mensaje de buenos días en WA o Fb, etc.);
  • escúchalx, intenta comprender qué desea, qué le aflige, qué pasa por su mente… ¡escúchalx de verdad! Comprende que lo que para ti puede ser un grano de arena, para esa persona puede ser una montaña. De este modo perderá el miedo o la vergüenza a abrirse ante ti;
  • reconoce sus esfuerzos y házselos notar, para que se sienta orgullosx de sus avances; por otro lado, NO ningunees sus emociones o sentimientos, para un individuo con depresión (y sucedáneos) aquello que siente es muy real, demasiado real, no lx ignores;
  • muchas veces se sentirá solx, la depresión actúa así, y es probable que ciertas acciones de las personas a su alrededor alimenten esa sensación… pero recuerda que en esencia (en general) lo causa su enfermedad, trata de demostrarle que no es verdad, ya que el peor sentimiento que unx puede tener que afrontar es la sensación de estar solx (http://www.healthyplace.com/blogs/copingwithdepression/2014/11/you-may-feel-alone-in-your-depression-but-you-arent-alone/).

tumblr_mky6vlGx8S1s3aa3do1_500

  • Por último… esa persona no está siendo egoísta, y probablemente muchas de las palabras que pronuncie en momentos especialmente emocionales no las sienta en realidad, sólo sean llamadas desesperadas de socorro. No te quedes con la parte superficial de sus palabras, intenta mirar qué se esconde realmente debajo. También pueden parecer desagradecidas (http://thereseborchardblog.com/2014/02/27/can-gratitude-and-depression-coexist/), quizá les cueste dar las “gracias” por su estado, pero tú no haces todo esto por la gratitud, ¿cierto? Sino por amor. Y de hecho, si aprendes a leer sus gestos, silencios y comportamiento, sabrás que en realidad sí te lo están agradeciendo todo el tiempo… pero en el lenguaje del cariño.

header7Una persona con una enfermedad mental de esta índole está en constante lucha personal, eso no lo olvides nunca (http://www.healthyplace.com/blogs/copingwithdepression/2014/10/depression-related-stress-burns-energy-we-need/). El día a día es un campo de batalla que libra con total valentía, unos días lo logra con medalla de honor y otros quizá a duras penas, pero sin rendirse. No pienses que eres el único individuo que está “tirando del carro”, porque es probable que sólo acuda a ti en contadas ocasiones y el resto lo afronte por sí mismx.

leave-me-aloneY por último… la recuperación no es un gráfico uniforme en dirección ascendente sin perturbaciones. Más bien está lleno de altibajos, mejoras y recaídas (http://www.healthyplace.com/blogs/copingwithdepression/2014/10/the-ongoing-dance-of-depression-and-recovery/).

…Comprensión, cariño y paciencia.

No es quizá la entrada más exacta del mundo, porque está empañada por subjetivismo, pero espero que sirva al menos como introducción a esta enfermedad mental y que de una vez quede claro que “estar depre” NO significa lo mismo para todo el mundo.

El gato no pinta nada, pero es que es taaaan adorable… que me ha parecido el mejor modo de terminar la entrada =D

~Eve (Ribosoma)

Salud mental: esa gran olvidada.

Permitidme que copie un trozo de entrada de mi otro blog, porque considero que trata un tema bastante interesante y, aunque esté escrito en un carácter subjetivo (hablo desde mi perspectiva personal), también reflexiono al mismo tiempo. Disculpad el tipo de expresión escrita menos rigurosa, pero está extraído de un blog emocional en el que no proceso mis pensamientos cuyo origen está en las emociones. Es decir, no se trata de un tema que haya debatido conmigo misma y me haya documentado para exponerlo, sino de palabras que surgen directamente de mi mente emocional, sin filtro, más bien destinadas al desahogo que a compartir reflexiones.


La verdad es que me resulta sumamente curioso…

Yo sufro de migrañas desde los 8 años, y a estas alturas si un día me entra migraña debo tomarme mi pastilla específica, coger algo frío para la cabeza e irme a la cama rauda y veloz. No se le ocurre a nadie obligarme a recoger nada en casa, a hacer nada ni a ir a ningún sitio, porque obviamente no estoy en condiciones para ello. Sin embargo, si las circunstancias son más bien de índole psicológica, ahí ya la cosa cambia. El dolor no es físico, no lo perciben los demás y, por lo tanto, no merece la misma atención. Así pues, no es excusa para no hacer [inserte tarea, por banal que sea]. Y ya no te digo no hacerla, sino sencillamente postergarla unas horas hasta que te encuentres algo mejor (como cuando tienes migraña, vaya).

tumblr_n2i92pcSdb1qc4uvwo1_500

No se trata de “no voy a hacer esto porque estoy mal psicológicamente”, como una excusa, que oye a veces no hay más remedio. Yo por ejemplo no he podido estudiar para estos exámenes pasados debido a ello, porque me era imposible concentrarme, y he decidido no sentirme culpable: este cuatrimestre más y mejor. Pero la mayoría de las veces será un “ahora mismo no puedo porque no me encuentro bien (psicológicamente), pero lo haré luego, ¿vale?”. Pues parece que esta frase sólo cobra sentido y resulta válida si sustituyes el psicológicamente por físicamente. Bastante descabellado. La gente sigue sin comprender que una enfermedad/sintomatología no sólo puede hacer referencia a términos físicos. Y de todos modos, muchas veces las de connotación psicológica, de hecho, tienen su origen/predisposición/etc. en bases de índole neurobioquímica o genética.


Los humanos suelen demandar una empatía que ellos mismos, en general, no ostentan. En términos de “enfermedad mental”, además, existe un desconocimiento abrumador a gran escala que inhabilita a la mayoría de los individuos a afrontar situaciones en las que uno de ellos se encuentre en un estado psicológico delicado. Se trata de una dificultad empática preocupante, pero igualmente preocupante es la falta de información que se facilita al ciudadano medio. Considero que se trata de un evento lo suficientemente común en la población (en rangos repartidos desde más leve a más grave) como para que los constituyentes primordiales de la sociedad (los humanos) deban tener un mínimo conocimiento de cómo tratarlos. Sobre todo, porque en muchos casos para dichos individuos la comprensión y apoyo de sus seres queridos circundantes se vuelve tan o más importante que la propia terapia.

~Eve (Ribosoma)/Cotton Candy

Aprender a luchar en la derrota

De pequeño seguro que te han repetido hasta la saciedad que “luches por tus sueños” y que “con esfuerzo todo se consigue”. Lo cierto es que esto no es del todo correcto.

10917058_10204374267649722_1979642863478188971_n

Sí, hay que saber luchar, pero también es imprescindible aprender a encajar las derrotas como una parte ineludible de la vida, para poder trascender cuando se nos presenten. Porque seamos realistas: no siempre depende todo de nosotros, pero sobre todo y ante todo… una “derrota” no siempre es un “sueño fallido”.

Veréis, hay algo MUY importante que nadie te enseña, y no es a perseguir tus sueños sino a SER RESILIENTE. Es decir, cuando todo va bien puedes luchar por tus sueños tan ricamente, pero… ¿qué ocurre cuando las cosas ya no te van tan bien? ¿Qué ocurre cuando todo a tu alrededor se desmorona? ¿Y si un día empieza a costarte incluso el simple hecho de levantarte de la cama? Creo que también es importante enseñar de un modo real y activo a superar este tipo de circunstancias que pueden presentarse en cualquier momento y en la vida de cualquier persona. Crear visibilidad y educación al respecto seguramente ahorraría horas de consulta y dinero en medicamentos a muchos individuos que se ven enfrentados a un momento de sus vidas que no entienden ni saben cómo solucionar.

Hay muchas situaciones que sencillamente se nos escaparán de las manos, nos causarán angustia en mayor o menor medida y no llegaremos a comprender por qué nos ocurren (por ej. una muerte muy cercana inesperada, una separación dolorosa, una racha de sucesos desoladores…). Y aquí es donde empieza otro tipo de lucha para la que por desgracia no se nos ha instruido adecuadamente. 

~Eve (Ribosoma)