Los mareos constantes y la ansiedad.

descarga (1)El vértigo y/o los mareos es uno de los síntomas de la ansiedad más difíciles de evitar. Generalmente, tenemos que convivir con ellos hasta que hayamos completado el proceso y hayamos aprendido a manejar la ansiedad, ya que, al contrario de lo ocurre con otros síntomas, no existen muchos remedios eficaces contra los mareos por ansiedad.
Los mareos por ansiedad pueden ser el detonante de un ataque de pánico.
p_nico_estar_en_las_multitudes-2z867gkjdntuvqz14mhfr4
No hay que olvidar que cuando se sufren crisis de pánico, éstas pueden desembocar en una AGORAFOBIA, es decir, miedo intenso y bloqueante en aquellos contextos en los que la salida no está garantizada. Da igual que sea en un ascensor o en medio del campo lejos de cualquier lugar conocido.
 
Si ha sufrido ataques de pánico recurrentes o ha tenido un ataque de pánico y siente miedo a que se repita, si su comportamiento ha cambiado como consecuencia de haber sufrido ataques de pánico (no conduce, o no sale de su casa), puede que tenga un TRASTORNO DE PÁNICO.
 
Podemos tener niveles de ansiedad elevados pero no ser conscientes de ellos. La activación por la ansiedad elevada puede ser constante, y aun así podemos creer que en realidad estamos muy calmados. En estos casos podríamos decir que tenemos una calma ansiosa. Como en el caso de los ruidos, nuestra ansiedad diaria es como el ruido de fondo al cual nos acostumbramos. Este ruido, cuando lo trasladamos a la ansiedad se produce como consecuencia de factores externos e internos.
Signos de CALMA ANSIOSA:
 
Los síntomas cognitivos:
  • Problemas de memoria.
  • Incapacidad para concentrarse.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Tendencia a pensar en lo negativo.
  • Preocupación constante.
  • Nos decimos a menudo: “calma no pasa nada“.
 
Síntomas emocionales:
  • Enfados frecuentes, irritabilidad y tendencia al mal humor.
  • Vivencia de nerviosismo constante, dificultad para relajarse.
  • Vivencia constante de impaciencia a la hora de hacer las cosas.
  • Sensación de estar superado.
  • Sensación de soledad y tristeza.
images10
Síntomas Físicos:
  • Sensación de estar con achaques frecuentemente.
  • Molestias musculares especialmente en la espalda (es más frecuente en hombres que en mujeres).
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Náuseas o vómitos con cierrta frecuencia.
  • Mareos o inestabilidad.
  • Dolor en el pecho, dificultad para coger aire.
  • Palpitaciones o taquicardias.
  • Pérdida del deseo sexual.
  • Resfriados frecuentes.

 

 
Síntomas Conductuales:
  • Pérdida de apetito, o lo contrario: descontrol con la comida (en cuanto a la cantidad).
  • Insomnio, o lo contrario: hipersomnia.
  • Tendencia a alejarse de situaciones sociales.
  • Procrastinar o posponer compromisos y temas cotidianos.
  • Abuso de alcohol, tabaco u otro tipo de sustancias adictivas con el fin de relajarse.
  • Aumento de hábitos nerviosos, o tics como morderse las uñas, parpadeos, tricotilomanía…
 
670px-Help-Someone-Having-a-Panic-Attack-Step-1
Un ATAQUE DE PÁNICO es un período corto de ansiedad intensa o miedo (por lo general no dura más de 10 minutos) durante el cual una persona experimenta varios de los siguientes síntomas:
 
  • Palpitaciones.
  • Sudoración.
  • Temblores.
  • Falta de aire, sensación de ahogo.
  • Dolor de pecho.
  • Náuseas o vómitos.
  • Mareos o desmayos.
  • Escalofríos o sofocos.
  • Etumecimiento u hormigueo.
  • Dificultad para tragar.
  • Despersonalización (estar separado de uno mismo).
  • Miedo a perder el control o volverse loco.
  • Miedo a morir.

how-to-get-through-a-panic-attack

Fuente:

Please know you are worthy of love.

Porque a veces necesitamos que nos lo digan, que nos lo recuerden…

“Dear Person With Mental Illness,

You are not a monster. You are a valuable, unique, wonderful human being who deserves everything grand that this life has to offer. Come out of the shadows and stand proudly in who you are.

You are not damaged. You are whole, regardless of having a mental illness. I like you the way you are. I wouldn’t change you. I see you differently than you see yourself. I am not afraid of you or your illness… I am amazed by you. I am amazed by your courage, willpower, gifts and talents. I accept you, and your worlds of light and darkness.

Some people just have a “neighborhood” in their mind and they never get lost. You have endless terrain to explore, but sometimes you take a wrong turn and can’t find your way home. I love your vast landscape and remember… we can make you maps. You can figure out how to stay safe and still sail on majestic seas of emotion.

You are not “crazy.” You are not violent. You are not the lame stereotypes.

Please stop blaming yourself. On top the pain and exhaustion your illness causes, you blame, shame and hurt yourself more. Treat yourself as you would a friend with diabetes. Would you tell a dear friend that they are weak for taking insulin? To just snap out of it? No, you would give them so much compassion and kindness. Please be gentle to your aching heart.

I’m so sorry you’ve had to deal with the stigma of mental illness. I’m so sorry that after you’ve uttered the words, “mental illness” something in the person who’s listenings eyes or demeanor has changed. That’s their problem, not yours.

Focus on your allies. Unsupportive people can stay on the shore while you sail into a cheesy postcard sunset. Don’t take along any of their hurtful words because they slow your ship down. Let them fly off the back. Only kindness is allowed on board. Cue Taylor Swift, “The haters gonna hate, hate, hate, hate, hate… but you’re just gonna shake it off.”  It’s ok to wave goodbye and not look back. Destination: Peace.

People tell you that they were depressed once and cured themselves with yoga and green juices. Their cousin Jenny cured her anxiety by eliminating gluten, but she has amazing willpower. They say, “If you just thought more positively..

Yes, maybe they had the blues that was lifted by berry smoothies and reading The Secret, but that is not what you have. You have a chronic illness that needs treatment. Do not feel one ounce of embarrassment or shame for taking medicine. Medications can have side effects and risks but so can mental illnesses.

Getting and staying with treatment is brave. The ignorant people born with normal brain chemistry may say, “The big pharmaceutical companies are evil and putting everyone on mind numbing drugs!” Well, guess what? They saved your life. You don’t feel numb. You feel like you can get out of bed in the morning and make eggs.

Mental illnesses have nothing to do with “not being strong enough.” They have nothing to do with your character. They have everything to do with being illnesses. 

The world needs you and your story. You have been to hell and back and you are here to say, “It gets better.” When a person is struggling, many people look away. They change the subject or suddenly need a drink refill. You reach your hand out into the darkness to find theirs. You share your lantern. You’re not afraid of darkness, because you know it… You had coffee with darkness yesterday. He brought donuts. He doesn’t scare you like before. You know how to work with him.

Please know that your illness has another side to it; the awesome side. (High-five, illness!) You are creative, artistic, and a dreamer. That same imagination that exhausts you with sad images and fearful scenarios can also dream up amazing art, music, business ventures etc. You’ve held so much pain that is now energy that you can use… What are you going to do with it? Create or destruct? Choose create.

You are here for a reason.

Please remember you are not your illness. How could a label ever come close to all that you are? You’re a huge, amazing spirit. Your illness is an ant and your spirit is a dinosaur. You’re totally a T-Rex! RAWR!

Just because you are different, doesn’t mean you are broken. Different people change the world, because they can see beyond what is.

Please stop picturing bad things happening. You’re not going to suddenly go crazy. Your friend doesn’t hate you because she hasn’t texted back. When you picture something going wrong, remember it could also go right. College could be better than high school. You could meet a wonderful partner. The next medicine could work. You could live a full, happy life. 

Yes, challenges will come but you can face them with all that you are when they arehere. Focus on what is in front of you. Life is too short to be absent from it. 

We all make mistakes, whether we have a mental illness or not. We all act out of pain or confusion and do stupid, hurtful things. We are all human. It’s time to forgive yourself for everything. Guilt and shame slow your ship down too and you are ready to live free from them. You’re gaining more and more speed…

You are ready for life to take you to the most beautiful places.

Please know that the media has no idea who you are. Fear is better for ratings than brilliance. You are not a person in the news in some scary, horrible story. You don’t even like killing bugs. Remember Lincoln, Plath, Mozart? You’re in good company. 

Please know you are worthy of love. Would you tell a friend with an illness that they weren’t worthy of a wonderful relationship? Would you date someone amazing who has an illness? You would and the right person will with you. You can have a mental illness and have a healthy, successful relationship. The right person will fall*madly* for you. Someone worthy (yes, they need to be worthy of you) will be crazy for you– Cue Crazy In Love by Beyoncé. See, now they are the crazy one!

Please remember to laugh and be ridiculous. Remember what you are grateful for. Remember the small joys and the big joys. Think back on a time when a friend or family member made you laugh till you peed a little. (You’ve always had a weak bladder so that’s easy) Watch a funny, stupid movie. Take a bubble bath that smells like marshmallows. Take a mental health day and don’t feel once once of guilt.

Please know you are not alone. I have mental illness, too. I am you.

Love, Rachel.”

 

enhanced-6959-1437499388-1enhanced-15543-1437499672-5

Fuente: http://www.huffingtonpost.com/rachel-griffin/an-open-letter-to-a-person-with-mental-illness_b_8266846.html

Cortar por lo sano, cuando tú eres la patología.

AVISO: Entrada subjetiva y emocional, destinada al desahogo personal. Leer bajo propio riesgo.

12717162_739579092810971_4263936760172473806_n

Por desgracia, hay personas a las que les viene grande compartir vida con alguien que tiene problemas… Quizá personas cuya vida es “fácil” (o que tienen una forma de tomársela más distendida y nada les afecta) y les cuesta lidiar con una dificultad en uno de los ámbitos de su existencia. Todo debe ser fácil, todo debe ser asequible, nada debe perturbarles… y ahí estás tú, con tus estúpidos problemas mentales, ansiedades, miedos y pesadillas, esperando que te quieran y sean comprensivos por propia voluntad. Al menos, más que esperándolo, dando por hecho que si están a tu lado y aparentemente lo hacen por que así lo quieren, debe de ser porque están dispuestos a sostener tu mano cuando el temporal sacude, al igual que tú lo estarías por ellos.

Lo peor, precisamente debido a que no se han enfrentado a una situación parecida anteriormente (probablemente), no saben reconocerlo en su justo momento, antes de embarcarse en dicha travesía. Ni siquiera al inicio del camino cuando aún podrían bajarse en buen puerto.

Así pues, se meten en camisa de once varas y, aunque estén hasta los cojones de ti, aguantan por costumbre. Hasta que un día (a todas luces, el peor momento de todos) deciden darte la patada para poder reemprender su vida, justo antes de que tú aparecieras en ella. Obviamente, eso hacen. No pasa ni una semana y parece que nunca hubieses sido una protagonista indiscutible de su día a día. Te preguntas…

¿Todo el mundo me abandonará? ¿Todo el mundo se hartará de mí? …¿Tanto asco daba estar conmigo que ahora que ya no estoy es un camino de rosas? Tan débil ha sido mi huella en su corazón que tan pronto como se deshace de mí, ya está volviendo a las andadas (encuentros sexuales, fiestas, etc.)… como si yo nunca hubiese existido.

tumblr_nh1400FXeZ1r8b40zo1_500

Y claro, te dañan gravemente porque era alguien en quien confiabas, a quien habías entregado tu corazón y tu cuerpo (algo muy difícil para mi de hacer), y en quien te apoyabas. El único pilar de tu vida que aún se sostenía… y te lo echan por tierra de la forma más devastadora para ti posible. Al principio ni siquiera entiendes qué está pasando (bueno, hablo por mí, puesto que fue mi primera relación y no entendía el término de “cortar”… aunque cueste de creer, y aunque lo haya visto muchas veces a mi alrededor).

Luego pretende ser tu amigo, pero de nuevo… le viene grande. Y una se da cuenta de la peor manera, y vuelves a ser dañada.

Finalmente, te percatas de que se han desecho de ti, y que nada de lo que hagas, digas o sientas importa. Tú ya no importas. Te han impuesto un cambio radical en tu vida, otro más, y aquí estás… luchando para sobrevivir, sobreponerte y seguir caminando. Pero a esa persona ya no le importa, ya no va a saber nada de ti. Sólo eras una carga para él, y ahora es feliz. ¿Qué más da cómo estés tú?

Sin título.png

Estoy harta de que me hagan daño. Estoy harta de todo.

~Eve

¿Y qué hay de la prostitución?

Poco escucho hablar de este asunto, y creo que ya va siendo hora.
.
.
trafficking4.jpg
Sí, hay prostitución forzada. Las mafias y demás bajezas se las apañan para atraer y retener a personas en contra de su voluntad, y obligarlas a ejercer la prostitución bajo amenaza. Pero este no es el total de la prostitución ejercida, una parte es voluntaria… y se invisibiliza y pone en riesgo debido a que se estigmatiza el propio concepto en su totalidad. Además, por este mismo hecho, la prostitución está mal vista, está deformada. Y aquí hay mucho donde rascar…
morganne-escort-vip-1357181

¿Por qué creéis que se tapa la cara? Qué deshonra si descubrieran su “profesión”…

A worker sews inside a garment factory in AshuliaPongamos un ejemplo que lo ilustre: en la industria textil hay marcas, empresas, fábricas aprovechándose de personas que no tienen mayores recursos para que trabajen por cuatro chavos y vendérnoslo como oro a nosotros. ¿Alguien se siente ofendido al ser llamado “diseñador” o “modista”? Yo creo que no, y no creo que deba ser así. Estos casos deben ser perseguidos, controlados y erradicados… pero no estigmatizando al total de la población que se dedica al mismo sector, porque terminamos perjudicándoles también a ellos.
No se trata de generalizar y/o invisibilizar, sino de saber por qué se está luchando y hacer hincapié en ello, no perder nunca ese punto de partida. Lo que queremos es mejorar la vida laboral y, en general, la vida de las personas… no fastidiar más vidas aún, que eso nos faltaba.
ryzdn5Xu
~Eve

Historia de una máscara

Había una vez un individuo que vagaba por la sociedad, con gran notoriedad, portando una máscara. No era de ningún material tangible, sino que estaba formada por aquello que deseaba reflejar de sí mismo, una creación minuciosa, que convenientemente creía cierta.
Bien protegida por la imperceptible distancia, esa máscara se mantenía intacta, y el autoconvencimiento de ser alguien distinto crecía. Se engañaba cuando la máscara flaqueaba y, rápidamente, volvía a ponerla en su sitio. Nadie notaba esos pequeños “deslices”, o quedaban como anecdóticos ante la imperante admiración a sus reconocidas virtudes.

tumblr_nvr6mdkSE61ubhub0o1_500

Pero llegó el día en que, sin planearlo, una persona se acercó peligrosamente, demasiado… tanto, que descubrió su preciosa fachada. Al caer la máscara, el individuo se sintió perdido, rabioso, confuso. Pretendía reponerla, pero aquella intrusa podía percibir cuándo la llevaba, y de un manotazo se la volvía a quitar. El infeliz contemplaba una y otra vez, cada vez de forma más asidua y completa, su apariencia real. La que sólo puede ver por esa persona, aquella que se ha acercado lo suficiente como para apreciarla.

Bachelier-Phantom-Unmasking

Y no le gusta lo que ve. No le gusta en absoluto. La realidad es demasiado diferente…

…Porque no es quien creía, quien todos a su alrededor creían, sino alguien incapaz de amar de corazón. Incapaz de no causar daño a la única persona que había sentido el deseo de acercarse, de cruzar esa línea que con nadie más cruzaba.

phantom_of_the_opera_by_sheepthejuggalo-d70as34

Y lo más triste de esta historia es que esa persona no tratará de hacer frente a su semblante real, sino que alejará a quien se lo ha mostrado. La única persona que se ha acercado tanto como para quererle sin su máscara, lleno de virtudes y otros muchos defectos… La única dispuesta a sufrir por amor, por su realidad. Y ayudarlo a afrontarla.

when-to-break-up-with-boy-friend

Pero la máscara le ofrece protección y renombre.
Esa chica es… sólo una chica más. Un corazón más. Una vida más. Un cuerpo más. (O al menos eso desea creer). Y la máscara podía procurarle muchas otras…

…sin tener que enfrentarse a sí mismo. A su realidad. Al cambio.

cry

~Eve

Las víctimas silenciosas de la sexualización cultural extrema

“Y no nos confundamos, no hay nada de malo en ser promiscuo MIENTRAS NO SE DAÑE A OTRAS PERSONAS, se puede llevar una sexualidad promiscua sin ser infiel (si la fidelidad es una condición de dicha la pareja) ni dañar y engañar a nadie, de lo que aquí se habla es de una CULTURA QUE PROMUEVE UNA FORMA DEPREDADORA DE VIVIR LA SEXUALIDAD, del no respeto a la integridad, la dignidad y los derechos de la otra persona.”

Extracto de: https://plataformaantipatriarcado.wordpress.com/2015/01/25/la-falacia-de-la-revolucion-sexual-femenina/ (Aunque con respecto a este texto, diría que es mucho más importante la educación que la censura.)

Esta cita va para todos aquellos depredadores sexuales que viven su “libertad sexual” (JÁ) utilizando a las otras personas como OBJETOS para lograr su propio fin: el placer.

Hace un tiempo escribí una entrada sobre la hipersexualización y la mal llamada libertad sexual (Link), pero esta vez quiero hacer hincapié en los daños que ocasiona esa hipersexualización.

Actualmente, la liberación sexual (falsa) que impera da lugar a la práctica indiscriminada del sexo, por encima de los valores humanos. Da igual cómo sea esa persona, su forma de percibir el sexo, sus emociones (y la intensidad de las mismas), su relación, la compatibilidad… Nada de eso importa, ya sabéis: “si pesa más que un pollo, me lo/a follo”. Y, además, esos individuos se engañan a sí mismos y a los demás para poder obtener sexo y su deseada satisfacción inmediata con quien convenga (o pueda caer fácilmente por los motivos que sea). Incluso racionalizan sus actos sin ningún tipo de lógica en sus palabras, buscándoles un sentido que no tienen. Por ej., “es mi forma de conocer gente”, “así se conoce más a la otra persona” (sin después tener ningún otro contacto con el susodicho/a), o intentando detallarlo de forma poética. Pero no os dejéis engañar… se descubre quién ejerce este tipo de sexualidad dañina por sus actos. Sólo tenéis que prestar atención a en qué circunstancias y a costa de qué obtiene el placer sexual con otros.

312564_295199613841362_205876559440335_1103642_1163515827_n

Como veréis, esta cultura de la hipersexualidad exaltada sin más se lleva a muchas víctimas, directa e indirectamente. Las víctimas directas, a veces junto a otros factores, creo que huelga señalar quiénes son, se ven en las noticias cada día (pero por si acaso, me refiero a las violaciones, los abusos, etc.). Las indirectas, por otro lado, son aquellas personas cuya psique se ve afectada por estos depredadores sexuales (individuos promiscuos con dicha percepción sexual), que no dudan en mentir y traicionar a amigos y/o parejas en pos de obtener su tan ansiado placer.

Os puedo asegurar que con esta forma de proceder, el daño que se socava en los demás es irreversible. La confianza, el respeto, el cariño… son factores valiosos, y frágiles. Si os veis u os habéis visto en el camino de alguien así, de verdad, lo siento mucho, porque es un sufrimiento silente al que nadie parece prestar atención. E influye en tu personalidad, y por lo tanto en tus relaciones actuales y futuras. Que se instale la desconfianza es prácticamente inevitable, e incluso puede llegar a adquirirse cierta aversión al sexo (en el sentido amplio de la palabra, no a tener relaciones) al considerar que la sociedad le da más importancia que a tus emociones e integridad. Cualquier acto en pos del sexo parece estar permitido: traicionar, engañar, mentir… Pero las personas que lo sufren, no creo que estén de acuerdo.

Por supuesto, no quiero entrar en comparaciones sobre “qué acto es más grave”. Me parecería una falta de respeto, y por otro lado es un hecho no cuantificable puesto que, además, se trata de una percepción subjetiva y depende de la persona que lo sufre.

En conclusión, el sexo debería tratarse de un modo respetuoso, sin dañar a nadie en el proceso, sólo satisfacción para las partes que intervienen (y ninguna contrariedad para el resto).

Aclarar que la sexualidad, por supuesto, no es el objeto de mi entrada, sea frecuente u ocasional. No “satanizo” el sexo, solamente critico la concepción sexual de la que nos hacen beber hoy en día: la propia sexualidad por encima del prójimo.

~Eve

.

.

.

[Momento emotivo subjetivo]: yo personalmente he sufrido este tipo de “daño” durante un tiempo considerable (tanto siendo víctima de engaños, mentiras y traiciones en pos del sexo (conmigo o para poder ejercerlo con otras personas en mi detrimento), como recibiendo chantaje emocional para realizarlo; aunque a un nivel casi imperceptible, disimulado, disfrazado), y todavía lucho contra las consecuencias. Sentir que tu persona vale menos que la sexualidad de otra (más aún siendo alguien de supuesta confianza) es sumamente doloroso. Supongo que las personas que no han pasado por esta experiencia pensarán que es una exageración, pero para mí ha sido algo muy real, y mis sentimientos y emociones son tan válidas como las de cualquiera. Yo lo he vivido así, y ahora lo tengo interiorizado así.

Y ahora, a conseguir un trabajo.

Inicio esta entrada copypasteando el texto que comenté en una noticia, porque es un tema sobre el que he pensado mucho y, ¡qué diablos!, me parece muy correcto decirlo:

Justo el otro día sostenía que no pensaba (sin una necesidad superior) hacer una jornada completa. Me parece absurdo. Vives para trabajar, y cuando tienes tiempo lo empleas mal porque estás agotado. Y no se trata de una posición “holgazana”: yo no quiero dedicar la mayor parte de mi tiempo al trabajo, sino a mis intereses, y está claro que el dinero es necesario… pero, si está la opción, quizá vale más la pena trabajar menos y ganar menos dinero, pero más salud y tiempo para desarrollarte a nivel personal y dedicarte a lo que realmente te apasiona.

Ojo, si tú quieres trabajar mucho (sin la necesidad real, etc.) y cumplir todas las metas instruidas socialmente a costa de tus propias metas, pues estupendo. Pero yo no.

Y parece mentira, pero cuando dices esto a alguien, se lo explicas y razonas, y además observa que estás llevándolo a cabo y no piensas cambiar de parecer, os aseguro que buscan el modo de recordarte:

  1. Que el dinero es importante y necesario, cosa que ya sé, de lo contrario NO trabajaría en absoluto.
  2. Que si no trabajas, ¡qué vas a hacer con tanto tiempo libre! Es decir, creen que tus intenciones son tocarte el opérculo en el sofá todo el día. Aunque no se crea así, hay personas cuya vida puede verse ocupada y en un constante vaivén de quehaceres sin estar trabajando, gracias a realizar tareas apasionantes y/o divertidas. Aún así, insisto: VOY A TRABAJAR, sencillamente escogeré el horario de trabajo que mejor me acomode. No debemos olvidar que se trata de un trabajo, solamente.
  3. Que hay personas a las que les gusta trabajar en jornada completa e incluso hacer horas extra. A mí me parece estupendo que eso ocurra, pero en el momento en que el trabajo se convierte en un disfrute por el motivo que sea, ya NO se trata de “tiempo perdido”, sino de una inversión en una ocupación que te llena realmente. Así pues, a esas personas no se les aplica mi texto; al menos en principio.

E insisten mucho en el punto 1, no entiendo el motivo. Es bastante desalentador.

Lo que me gustaría poder transmitir al mundo, y que realmente sirviera de algo, es que se parase a pensar en si de verdad ese trabajo que se desempeña durante tantas horas merece la pena. ¿De verdad se hace por voluntad propia, deseo propio y convicción, o más bien porque todos lo hacen? La sociedad nos lo ha bombardeado desde nuestra infancia: ser buenas hormigas obreras. Quiero decir, adquirir una jornada completa y trabajar hasta el fin de los días, independientemente de tus circunstancias personales, de tus deseos e intereses. Incluso cuando este trabajo va a ocupar un porcentaje de tiempo MUY elevado en tu vida.

Si ahora se piensa que mi intención es que todo hijo de vecino renuncie a la jornada completa y realice jornadas más reducidas, sin más opción, es porque no se ha entendido mi texto. Si pretendiera eso, no actuaría muy diferente a cómo lo hace la presión social. Lo que reivindico es que, hagas lo que hagas, sea por propia voluntad REAL. Que ocupes lo máximo posible tu tiempo en aquello que te aporte felicidad, te llene como persona y te ayude a alcanzar estratos más superiores de intelectualidad, espiritualidad, etc. (lo que uno prefiera), y el resto de ocupaciones necesarias pero menos importantes e interesantes pasen a un segundo plano, a ocupar el mínimo tiempo posible en la vida.

Recordad: sólo tenéis esta vida para vivirla (al menos, eso parece), y nunca se sabe cuánto va a durar. ¡Hay que aprovecharla! ¡¡Al máximo!!