¡Ahora los jóvenes lo tienen más fácil! Tss…

Cuando tenía 17 años conocí el Lolita, y con él a una de mis más preciadas amigas, con la que todavía hoy comparto momentos (aunque se haya ido a la otra punta del mundo, la jodía).

Recuerdo que para comprarnos algún vestido de marca teníamos que haber hecho dos másters y un doctorado: la mayor parte de las veces tenías que aprender a pujar en páginas complicadas o pagar a un intermediario. Cuando nos llegó el primer pedido, de Baby, The Stars Shine Bright, se nos salía el corazón del pecho de la emoción… y no sólo por las aduanas, que siempre era un miedo muy candente. A parte de todo esto, nadie prácticamente conocía el movimiento, y resultaba complicado explicar a familiares y amigos por qué vestíamos así. Al principio ni siquiera teníamos un grupo lolita como tal, nos juntábamos con los visualsporque éramos solo tres (y la tercera en discordia estaba un poco desperdigada). Pero nada nos impedía hacer picnics y pasarlo bien.

Hoy en día, cuando miro alrededor, no puedo sentir sino orgullo y alegría por todo lo que ha cambiado.

Yo siempre he sido más bien la “activista pasiva” del meollo, así que no pretendo colgarme ninguna medalla, pero lo que quiero decir es que mi pensamiento es sencillamente que estoy impresionada. Para comprar un vestido basta con entrar en Facebook, y muchas veces tienes la suerte de no tener que temer a las espeluznantes aduanas, pues la vendedora se encuentra en un país a salvo de ellas. Y en cuanto a vestir lolita… seguimos recibiendo comentarios de todo tipo, pero cada vez hay más personas que nos reconocen, sin duda no es el mismo panorama que el de hace 10 años.

Nunca he pensado “las lolitas de hoy en día lo tienen todo muy fácil, no valoran nada porque no saben lo que costaba tener un vestido en su momento” (comentario que a veces he escuchado decir), al contrario, me parece que cada nueva etapa conlleva nuevos retos. Estoy feliz porque gracias a muchas personas durante estos años se haya dado visibilidad al lolita y se haya facilitado el acceso a mucha información necesaria, además de las compras o incluso patrones para hacer tus propias prendas en casa. Por supuesto hay de todo, como en todas partes, pero estoy convencida de que muchas lolitas de esta generación abren su primer paquete con la misma ilusión con la que nosotras abrimos el nuestro en aquel año, y saben que todo el camino recorrido hasta ahora es por esas lolitas que no han parado ni un segundo luchando por la filosofía en la que creen.

Y sé que las lolitas de esta generación, junto con las de muchas otras, seguiremos apoyando el movimiento y luchando por él, abriendo tantas puertas que quedan por abrir y promoviendo la libertad de pensamiento, estética y personalidad.

Así que no se trata de abuchear las facilidades de hoy en día. Se supone que, si se ha avanzado tanto, es para que se pueda llegar más lejos y con menos restricciones. Y habrá otros obstáculos que deberemos superar, distintos a los de antes, y correrá de nuestra cuenta junto con todas las demás lolitas que se han unido a la cruzada hacerlo.

De eso se trata.

*Cuando digo lolitas, incluyo a todo ser viviente que se involucre en esta nuestra filosofía, pero lo englobo de esta forma por comodidad.

Anuncios

Cortar por lo sano, cuando tú eres la patología.

AVISO: Entrada subjetiva y emocional, destinada al desahogo personal. Leer bajo propio riesgo.

12717162_739579092810971_4263936760172473806_n

Por desgracia, hay personas a las que les viene grande compartir vida con alguien que tiene problemas… Quizá personas cuya vida es “fácil” (o que tienen una forma de tomársela más distendida y nada les afecta) y les cuesta lidiar con una dificultad en uno de los ámbitos de su existencia. Todo debe ser fácil, todo debe ser asequible, nada debe perturbarles… y ahí estás tú, con tus estúpidos problemas mentales, ansiedades, miedos y pesadillas, esperando que te quieran y sean comprensivos por propia voluntad. Al menos, más que esperándolo, dando por hecho que si están a tu lado y aparentemente lo hacen por que así lo quieren, debe de ser porque están dispuestos a sostener tu mano cuando el temporal sacude, al igual que tú lo estarías por ellos.

Lo peor, precisamente debido a que no se han enfrentado a una situación parecida anteriormente (probablemente), no saben reconocerlo en su justo momento, antes de embarcarse en dicha travesía. Ni siquiera al inicio del camino cuando aún podrían bajarse en buen puerto.

Así pues, se meten en camisa de once varas y, aunque estén hasta los cojones de ti, aguantan por costumbre. Hasta que un día (a todas luces, el peor momento de todos) deciden darte la patada para poder reemprender su vida, justo antes de que tú aparecieras en ella. Obviamente, eso hacen. No pasa ni una semana y parece que nunca hubieses sido una protagonista indiscutible de su día a día. Te preguntas…

¿Todo el mundo me abandonará? ¿Todo el mundo se hartará de mí? …¿Tanto asco daba estar conmigo que ahora que ya no estoy es un camino de rosas? Tan débil ha sido mi huella en su corazón que tan pronto como se deshace de mí, ya está volviendo a las andadas (encuentros sexuales, fiestas, etc.)… como si yo nunca hubiese existido.

tumblr_nh1400FXeZ1r8b40zo1_500

Y claro, te dañan gravemente porque era alguien en quien confiabas, a quien habías entregado tu corazón y tu cuerpo (algo muy difícil para mi de hacer), y en quien te apoyabas. El único pilar de tu vida que aún se sostenía… y te lo echan por tierra de la forma más devastadora para ti posible. Al principio ni siquiera entiendes qué está pasando (bueno, hablo por mí, puesto que fue mi primera relación y no entendía el término de “cortar”… aunque cueste de creer, y aunque lo haya visto muchas veces a mi alrededor).

Luego pretende ser tu amigo, pero de nuevo… le viene grande. Y una se da cuenta de la peor manera, y vuelves a ser dañada.

Finalmente, te percatas de que se han desecho de ti, y que nada de lo que hagas, digas o sientas importa. Tú ya no importas. Te han impuesto un cambio radical en tu vida, otro más, y aquí estás… luchando para sobrevivir, sobreponerte y seguir caminando. Pero a esa persona ya no le importa, ya no va a saber nada de ti. Sólo eras una carga para él, y ahora es feliz. ¿Qué más da cómo estés tú?

Sin título.png

Estoy harta de que me hagan daño. Estoy harta de todo.

~Eve

¿Hipocresía… dónde?

A raíz de las desgracias acontecidas, la más notable y reciente la de París, por respeto a los afectados voy a abstenerme de hacer comentarios sobre ese tema en particular a partir de ahora, pero esto tengo que decirlo:

Por desgracia, no puedo hacer mucho más ahora mismo de lo que ya hago cada día: no dejarme vencer por los fantasmas sociales e intentar concienciar a la humanidad (a mi alcance) y promoverla a pensar, reflexionar y avanzar a una sociedad mejor. Siendo desoída, y arremetida con frases como “eso es imposible”. Claro, mejor parchear tonterías, discutir de política, seguir el camino marcado y “ser felices”.

Pero vaya, me alegra ver que hoy casualmente todo el mundo es mega empático y se superpreocupa montón por la humanidad y las cosas que pasan. Claro que sí.

lobo-cordero
Me enorgullece saber que se puede contar con vosotros cuando hay un hashtag/imagen de moda “sentimental” en juego, oportuno para que podáis demostrar a pesar de todo cuán buena gente sois.

~Eve

¡¡Hay que cambiar el mundo!!… Pero con moderación. Por si acaso.

Yo sólo os recuerdo que, supuestamente, abolir la esclavitud implicaba un “severo ataque a la base económica “mundial””. Y no por ello seguimos teniendo esclavos, ni tampoco ha significado el fin de la humanidad ni la economía.

Renovarse conlleva muchas veces afrontar situaciones nuevas, en ocasiones en apariencia peligrosas para la sociedad, pero que deben llevarse a cabo. Lo importante es no estancarse en las mismas premisas por miedo al cambio, o a afrontar sus consecuencias.

Así que, cuando cada vez que se habla sobre realizar cambios importantes alguien suelta la típica excusa de que eso supondría un peligro para X (economía, sociedad, ética, etc.)…. que sepáis que me suena a excusa cómoda y feliz.
Y que me río por dentro de tanta tontería.

Historia de una máscara

Había una vez un individuo que vagaba por la sociedad, con gran notoriedad, portando una máscara. No era de ningún material tangible, sino que estaba formada por aquello que deseaba reflejar de sí mismo, una creación minuciosa, que convenientemente creía cierta.
Bien protegida por la imperceptible distancia, esa máscara se mantenía intacta, y el autoconvencimiento de ser alguien distinto crecía. Se engañaba cuando la máscara flaqueaba y, rápidamente, volvía a ponerla en su sitio. Nadie notaba esos pequeños “deslices”, o quedaban como anecdóticos ante la imperante admiración a sus reconocidas virtudes.

tumblr_nvr6mdkSE61ubhub0o1_500

Pero llegó el día en que, sin planearlo, una persona se acercó peligrosamente, demasiado… tanto, que descubrió su preciosa fachada. Al caer la máscara, el individuo se sintió perdido, rabioso, confuso. Pretendía reponerla, pero aquella intrusa podía percibir cuándo la llevaba, y de un manotazo se la volvía a quitar. El infeliz contemplaba una y otra vez, cada vez de forma más asidua y completa, su apariencia real. La que sólo puede ver por esa persona, aquella que se ha acercado lo suficiente como para apreciarla.

Bachelier-Phantom-Unmasking

Y no le gusta lo que ve. No le gusta en absoluto. La realidad es demasiado diferente…

…Porque no es quien creía, quien todos a su alrededor creían, sino alguien incapaz de amar de corazón. Incapaz de no causar daño a la única persona que había sentido el deseo de acercarse, de cruzar esa línea que con nadie más cruzaba.

phantom_of_the_opera_by_sheepthejuggalo-d70as34

Y lo más triste de esta historia es que esa persona no tratará de hacer frente a su semblante real, sino que alejará a quien se lo ha mostrado. La única persona que se ha acercado tanto como para quererle sin su máscara, lleno de virtudes y otros muchos defectos… La única dispuesta a sufrir por amor, por su realidad. Y ayudarlo a afrontarla.

when-to-break-up-with-boy-friend

Pero la máscara le ofrece protección y renombre.
Esa chica es… sólo una chica más. Un corazón más. Una vida más. Un cuerpo más. (O al menos eso desea creer). Y la máscara podía procurarle muchas otras…

…sin tener que enfrentarse a sí mismo. A su realidad. Al cambio.

cry

~Eve

Y ahora, a conseguir un trabajo.

Inicio esta entrada copypasteando el texto que comenté en una noticia, porque es un tema sobre el que he pensado mucho y, ¡qué diablos!, me parece muy correcto decirlo:

Justo el otro día sostenía que no pensaba (sin una necesidad superior) hacer una jornada completa. Me parece absurdo. Vives para trabajar, y cuando tienes tiempo lo empleas mal porque estás agotado. Y no se trata de una posición “holgazana”: yo no quiero dedicar la mayor parte de mi tiempo al trabajo, sino a mis intereses, y está claro que el dinero es necesario… pero, si está la opción, quizá vale más la pena trabajar menos y ganar menos dinero, pero más salud y tiempo para desarrollarte a nivel personal y dedicarte a lo que realmente te apasiona.

Ojo, si tú quieres trabajar mucho (sin la necesidad real, etc.) y cumplir todas las metas instruidas socialmente a costa de tus propias metas, pues estupendo. Pero yo no.

Y parece mentira, pero cuando dices esto a alguien, se lo explicas y razonas, y además observa que estás llevándolo a cabo y no piensas cambiar de parecer, os aseguro que buscan el modo de recordarte:

  1. Que el dinero es importante y necesario, cosa que ya sé, de lo contrario NO trabajaría en absoluto.
  2. Que si no trabajas, ¡qué vas a hacer con tanto tiempo libre! Es decir, creen que tus intenciones son tocarte el opérculo en el sofá todo el día. Aunque no se crea así, hay personas cuya vida puede verse ocupada y en un constante vaivén de quehaceres sin estar trabajando, gracias a realizar tareas apasionantes y/o divertidas. Aún así, insisto: VOY A TRABAJAR, sencillamente escogeré el horario de trabajo que mejor me acomode. No debemos olvidar que se trata de un trabajo, solamente.
  3. Que hay personas a las que les gusta trabajar en jornada completa e incluso hacer horas extra. A mí me parece estupendo que eso ocurra, pero en el momento en que el trabajo se convierte en un disfrute por el motivo que sea, ya NO se trata de “tiempo perdido”, sino de una inversión en una ocupación que te llena realmente. Así pues, a esas personas no se les aplica mi texto; al menos en principio.

E insisten mucho en el punto 1, no entiendo el motivo. Es bastante desalentador.

Lo que me gustaría poder transmitir al mundo, y que realmente sirviera de algo, es que se parase a pensar en si de verdad ese trabajo que se desempeña durante tantas horas merece la pena. ¿De verdad se hace por voluntad propia, deseo propio y convicción, o más bien porque todos lo hacen? La sociedad nos lo ha bombardeado desde nuestra infancia: ser buenas hormigas obreras. Quiero decir, adquirir una jornada completa y trabajar hasta el fin de los días, independientemente de tus circunstancias personales, de tus deseos e intereses. Incluso cuando este trabajo va a ocupar un porcentaje de tiempo MUY elevado en tu vida.

Si ahora se piensa que mi intención es que todo hijo de vecino renuncie a la jornada completa y realice jornadas más reducidas, sin más opción, es porque no se ha entendido mi texto. Si pretendiera eso, no actuaría muy diferente a cómo lo hace la presión social. Lo que reivindico es que, hagas lo que hagas, sea por propia voluntad REAL. Que ocupes lo máximo posible tu tiempo en aquello que te aporte felicidad, te llene como persona y te ayude a alcanzar estratos más superiores de intelectualidad, espiritualidad, etc. (lo que uno prefiera), y el resto de ocupaciones necesarias pero menos importantes e interesantes pasen a un segundo plano, a ocupar el mínimo tiempo posible en la vida.

Recordad: sólo tenéis esta vida para vivirla (al menos, eso parece), y nunca se sabe cuánto va a durar. ¡Hay que aprovecharla! ¡¡Al máximo!!

Situación terminal

[Aviso: entrada subjetiva y relativa a mi estado emocional.]

Es probable que muchos hayáis pasado por esa situación en la que, de repente, un día os dicen que un ser querido tiene una enfermedad terminal. Una de esas dolencias para las que no hay cura ni una esperanza de vida prolongada. No hay nada que hacer, no va a ocurrir ningún milagro, y por supuesto mucho menos por vuestra mano. Lo único que os queda es tratar de aprovechar al máximo ese tiempo que todavía falta para el último adiós, acumular la mayor cantidad de buenos recuerdos para que así, al menos, haya un final feliz. Para que la persona afectada parta con una sonrisa y los que queden, puedan dibujarla en su rostro cada vez que la recuerden.

Como-comprender-y-acompañar-a-los-pacientes-en-fase-terminal

Quizá sea extraño, inexacto e incluso injusto realizar la comparación, pero lo que siento lo percibo de un modo similar (desde mi perspectiva).

En mi caso no he recibido ninguna noticia chocante semejante. Nadie querido en mi entorno va a faltar en un tiempo próximo por enfermedad. No va a ocurrir nada de lo que he narrado al inicio de la entrada, y aún así siento que las emociones que experimento no distan de esa situación:

Tras una noticia repentina, me he percatado de que un estado o situación, por llamarlo de algún modo, que apreciaba mucho y que constituía uno de los pilares de mi vida está resquebrajándose. Al principio pensaba que siempre estaría ahí, pero después de esa noticia he abierto los ojos, y me he dado cuenta de que nada es seguro, y todo puede cambiar de la noche a la mañana. Esa situación, aunque era aparentemente buena hasta ahora, acaba de dar su “anuncio de ser terminal”. Podría haber desaparecido ipso facto, pero ha seguido ahí, con la idealización de que realmente seguirá estando siempre nuevamente; tal y como era antes de la noticia fulminante. Pero sólo es una ilusión. Al menos, siento que sólo es una ilusión, que ahora efectivamente ha sido el anuncio de un estado terminal, de un desgaste progresivo que ocurrirá prácticamente sin darnos cuenta, hasta que llegue el momento en que deje de sostenerse y el pilar se rompa.

Las-mujeres-solteras-viudas-o-separadas-viven-menos

Quizá sólo esté divagando, o pensando demasiado; o quizá realmente me encuentre en el inicio de esa etapa terminal de una situación que pensaba que nunca terminaría, y no sé cómo afrontarlo. Supongo que lo correcto, lo lógico, al igual que en la situación del ser querido enfermo, es aprovechar cada momento y atesorarlo, para promover un final feliz a pesar de todo. Es lo que intentaré hacer. Pero cuando sabes que vas a perder aquello que contribuye en gran medida a tu felicidad, y no por fallecimiento o lejanía sino por decisiones personales del individuo, es difícil actuar con naturalidad, sin mostrar el miedo y la inseguridad que ello provoca. E incluso, a veces, incomprensión y frustración, o impotencia. Aún así, debo ser fuerte, debo ser mejor que yo misma.

crying-depression-life-love-Favim.com-740172

Siento que he entrado en una etapa de despedida y finalmente separación, del derrumbe de una circunstancia actual, el fin de un trayecto… y a mí nunca se me han dado bien las despedidas. Tampoco dejar atrás aquello que aprecio con resignación, sin más. (Lo digo de verdad: prefiero ver siete veces todas las temporadas de Cosas de marcianos a empezar una serie nueva.)

partida2

No se me da bien. No sé hacer algo así. Nunca lo he hecho, y no tengo ni la más remota idea de qué haré cuando este periodo terminal llegue a su fin. ¿Por qué todo debe tener un final? ¿Por qué no puede ser todo tan sencillo como “querer es poder”? ¿Por qué no puedo volver a ser joven e ingenua…?

Sólo espero, al menos, poder tener un final feliz. Aunque no sea el que deseaba.

Do you think of me from time to time or is it all faded,
that meaning itself is unnatural.

Every day after I sent you away in the time I spent alone,
I become obsessed now it’s pitiful.

If I was a burden, if I was like luggage,
you should have left earlier, I’m sorry.

It was hard because of me, right? Were you really uncomfortable?
I was like a fool and couldn’t even take a hint.

OH NO, I DIDN’T CRY CRY CRY
Even if I hate someone, nothing changes since it’s the end.

The sadness over you, BYE BYE BYE.
Since you need to be without me to be happy…
OOH OOH.

Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY,
I’ll watch over you from afar.
Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY
after putting all memories behind.

Live happily once forgetting me, I hope you’re H A P P Y.
Live happily once forgetting me, I wish you’re H A P P Y.

I thought we had it together but well….

I tried in everyway.
I stayed up whenever waiting for you.
You said you were unhappy with a love from a girl like me- WAIT.
I understood it well POW, I hurt so much OUCH.
Thought you was happy, but you turned me out trying to be cool,
I held in my tears which are my true feelings.

If you missed it a little, if you had any regrets,
I bet you couldn’t be so cold to me.

Did you love me at all or was it all lies,
I couldn’t even take a hint.

OH NO, I DIDN’T CRY CRY CRY,
Even if I hate someone, nothing changes since it’s the end.

The sadness over you, BYE BYE BYE.
Since you need to be without me to be happy…
OOH OOH.

Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY,
I’ll watch over you from afar.
Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY
after putting all memories behind.

Live happily once forgetting me, I hope you’re H A P P Y.
Live happily once forgetting me, I wish you’re H A P P Y.

You need to be happy at least for a HAPPY ENDING.
-I’m not being funny I want you to know this is the truth-.

You need to be happy at least for a HAPPY ENDING.
-I’m not being funny I want you to know this is the truth-.

Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY,
I’ll watch over you from afar.
Without you I’M NOT HAPPY, BUT I HOPE YOU’RE HAPPY
after putting all memories behind.

Live happily once forgetting me, I hope you’re H A P P Y.
Live happily once forgetting me, I wish you’re H A P P Y.